Fuente:http://www.metroenbogota.com/movilidad-bogota/metro-de-bogota/¿sera-eterna-la-frustracion-con-el-metro

A poco tiempo de llegar a fin de año,surge una pregunta muy cotidiana: ¿Qué pasó con el metro para Bogotá? Pues los planes cambian de gobierno en gobierno y ya llevamos décadas en las mismas discusiones: “elevado o subterráneo”, “por aquí o por allá”, “es mejor ampliarla cobertura de Transmilenio”; entre otras más discusiones bizantinas y disparates que no están aportando a la movilidad de la ciudad.

Pese a que Bogotá cuenta con el sistema integrado de transporte público (SITP), el problema más grave no es de cobertura, sino de capacidad. Siendo una ciudad con un alto crecimiento poblacional, al cual migran personas de todo el país; actualmente necesita un sistema de transporte masivo que se integre física, operativa y tarifariamente con el ya existente.

Para entender mejor esta necesidad,se tiene como referencia la ciudad de Madrid – España, la cual, con más de tres millones de habitantes y un área urbana de aproximadamente 700 km2,cuenta con 12 líneas de metro (cuya construcción tuvo inicio en el siglo XIX),4 líneas de metro ligero o tranvía, 9 líneas de tren de cercanías, 203 líneas de autobuses urbanos y otras de autobuses intermunicipales, que interconectan a Madrid con el resto de los cerca de 180 municipios de la Comunidad Autónoma de Madrid de la cual es la capital.

Bogotá sin embargo, a pesar de tener actualmente más de ocho millones de habitantes en su población urbana, y sumado a esto, una población flotante que llega a la ciudad día a día desde los municipios aledaños y el resto del país; lastimosamente, lleva décadas dejando la construcción del metro solo en planes.

Si bien este nuevo sistema llamado metro, no es la solución mágica al gran problema de movilidad, es ineludiblemente el paso a seguir para aliviar la congestión que actualmente presenta; adicionalmente, debe pensarse que en un futuro puedan implementarse otras redes de transporte como los tranvías –evocando el caso de Madrid–, que vayan tejiendo una malla que sea capaz de suplir las necesidades de movilidad tanto interna, como de acceso y salida de Bogotá.

Finalmente cabe resaltar, que quizá,la única ventaja de empezar tarde este proyecto es la oportunidad de aprender de las experiencias de otros países y a partir de ello crear un diseño más eficiente y prever la utilización de maquinaria adecuada. Aunque el suelo en Bogotá no es de los mejores, presentando baja resistencia y alta deformabilidad, esto no es impedimento puesto que la ingeniería tiene consigo soluciones pertinentes para cada reto, es por eso que algunos expertos en el tema aseguran que la construcción debería realizarse de forma subterránea,puesto que, a pesar de que el valor de inversión sería más alto que en el caso de una obra superficial, las ventajas que esto trae consigo son perceptibles en cuanto a un mejor trazado de las líneas o rutas del sistema, debido a la ausencia de interferencias bajo tierra, poco mantenimiento para este tipo de estructuras y valorización de las edificaciones.

BIBLIOGRAFÍA

Revista de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito (N.° 99). Entrevista a Tarcisio Celestino, Ph.D. en Mecánica de Rocas de la Universidad de California en Berkeley (Estados Unidos),realizada por Cristina Salazar Perdomo. (2015)

Revista dela Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito (N.° 99). Entrevista a Gianfranco Perri, Doctor en Ingeniería de Minas del Politécnico de Turín (Italia), realizada por Cristina Salazar Perdomo. (2015)

Página web del Consorcio de Transportes de Madrid. http://www.crtm.es

Periódico El Espectador (En línea).La eterna idea del metro para Bogotá. (Septiembre de 2017. Recuperado el 15 de Abril de 2018. Disponible en: https://www.elespectador.com/noticias/bogota/la-eterna-idea-del-metro-para-bogota-articulo-715349