Compañías de tecnología de punta como Microsoft, Google, IBM, Amazon entre otras, han puesto su mirada en el potencial de Colombia, específicamente en Bogotá D.C.  donde piensan aumentar su participación en el mercado interno y coordinar desde esta ciudad sus operaciones en países cercanos, al punto de convertirla en la Silicon Valley de América Latina.

Esto se ha evidenciado en la creciente cobertura de internet en los sitios más alejados de las urbes, ya que mediante inversiones estatales y alianzas público-privadas se ha aumentado la cobertura de redes 4G y fibra óptica, lo que permite tanto al estado como a entidades privadas hacer presencia en los lugares más alejados del país.

Sin embargo, se debe tener presente que solo el acceso a un computador con internet no garantiza el desarrollo del país, esto es solo un derecho del ciudadano, pero algo que preocupa en el Sector TIC es la inversión versus los beneficios que ha obtenido la población, esto se debe a que estas grandes empresas que llegan al país generan muy pocos puestos de trabajo y la mayoría son ocupados por extranjeros que vienen al país.

Desde el punto de vista nacional esto es inaceptable, ya que estas empresas están usando instalaciones financiadas por los colombianos, pero que generan muy poco beneficio, puesto que ni siquiera los impuestos que tributan son comparables a las ganancias que obtienen en nuestro país. A esto actualmente se le conoce como saqueo digital, están explotando nuestro entorno tecnológico y haciendo uso de nuestra masiva información.

Por lo tanto, el ministerio de las TIC tiene que implementar medidas que frenen este fenómeno y ayuden a impulsar el desarrollo y el beneficio que obtienen los ciudadanos de la operación de estas compañías tecnológicas en el país.