+ Región: Tequendama
Ella pinta, una habilidad heredada de su padre; por el campo camina o monta bicicleta, libre, con su cámara de fotografía retratando todo lo bello; cuando desea relajarse prefiere la piscina; es el mundo que respira. De pequeña exigía que le leyeran libros de todo tipo, eso cultivo su buena memoria y a ingresar antes de los 2 años a estudiar. Nunca supo lo que era ser la segunda en la escuela o el colegio, siempre estuvo en primer lugar. La disciplina es una herramienta fundamental para formar el espíritu y la razón, así lo considera Lucia de las Flores Trujillo Fonseca, egresada del Colegio Departamental Francisco Julián Olaya de La Mesa, obteniendo un puesto 1 en las pruebas Saber 11 2010-2. Todas las mañanas junto con su padre, caminó un kilómetro hasta la ruta veredal que la recogía para llevarla al colegio. En la tarde repetían el mismo ejercicio. Día tras día, en esas caminatas campestres, envidiables, el padre transmitió conocimientos, conceptos y valores a su única hija. Le enseño a pintar sin pinceles y a vivir a plenitud la grandeza de los sueños y los sacrificios que se requieren para conquistarlos. Su hoja de vida tiene títulos del Sena en todas las modalidades, reconocimientos a mejor alumna en todos los años, su espíritu libre de artista, libre, sin ataduras, abierto a seguir evolucionando.Soñaba estudiar en la Universidad de Los Andes. Sus padres albergaban una preocupación enloquecedora: No tenían como cumplir su sueño. Por fortuna, una noche antes de navidad recibió la noticia de ser la segunda mejor bachiller del departamento, la primera mujer, la ganadora de una de las becas Selección Cundinamarca. Ese día sus padres volvieron a conciliar el sueño y ella encontró las herramientas para seguir dando pasos tras sus sueños de vida.